El sexo anal: probar algo distinto.

Uno de los placeres más ocultos y deseados en el mundo de la sexualidad, el sexo anal.
El lado más primitivo de los seres humanos e incluso antigüo, existen representaciones del sexo anal en el arte griego, donde no solamente este tipo de prácticas se daban entre esclavos o entre prostitutas, sino entre guerreros, sabios y personas de la nobleza y muchos más a lo largo de la historia, en distintas civilizaciones.
Si estás planeando incursionar en esta práctica, que por cierto, bien llevada es ¡FANTÁSTICA!, es necesario que consideres algunas cosas:
El mundo real y el mundo de la pornografía son totalmente distintos. En el mundo del porno hay producción, a veces hasta ensayos y sobretodo, demasiada preparación en el cuerpo de los actores y actrices incluso días antes de la filmación, por lo que parece que siempre están dispuestos, que la penetración es muy rápida y que es indolora y sin mayores percances. ¡Han hecho que fantaseemos con ello más de lo que imaginan! Muchos hombres lo desean y las mujeres queremos ser demasiado audaces.
La realidad es que el ser humano tiene funciones vitales y procesos totalmente NORMALES, y sí, el miedo de muchas, incluyéndome a mi es la limpieza y la posibilidad de ensuciarnos. No quiero ser muy explícita, pero sabemos a que me refiero. Y existe el temor al dolor y a lo desconocido. Incluso podemos tener un rotundo “NO” en nuestra mente al solo pensar en intentarlo. Y es respetable. Pero si la curiosidad es mucha, el placer también lo es.
No todos los encuentros se pueden planear, pero si es un acuerdo que ya se tiene, o  incluso si planeas darle la sorpresa a alguien que sabes que tiene curiosidad o preferencia por el sexo anal, es muy importante que tus últimas comidas no sean tan pesadas. Cada uno conoce su propia digestión y sabe que algunos visitan el baño puntualmente después de cada comida o algunos van una vez cada luna llena. La higiene es una enseñanza básica desde que somos chiquitos, pero habemos otras personas que preferimos la certeza y odiamos las sopresas desagradables. Esta bombita, sagrada bombita, se rellena con agua tibia y se inserta vía rectal para depositar ahí agua (o la solución de su preferencia, si, es un mini enema) para que quede limpiecito limpiecito. El material del que está hecho no lastima, realmente es muy amable con el cuerpo y cumple su función. Existen gustos como personas hay, por lo que si el uso de esta bombita desea implementarse en un juego de pareja, un ritual previo al sexo anal, es totalmente útil.

items_1559317_745983_0_20171002222900_b
¡La limpieza nunca habìa sido tan divertida!
Y si el encuentro se da de manera espontánea, sólo nos queda de verdad comprender que somos humanos y que entrar por donde en teoría solo debería ser salida implica lanzar la moneda al aire. Parte de la maravilla de la sexualidad es no tomarnos tan en serio, y un blooper siempre ayuda a afianzar la relación con el otro. Entre más relajados estemos, créanme, es mejor.
Otra cosa que es un básico, es el lubricante. Nada de que “solo salivita”, que “vaselina” o CREMA DE MANOS (la primera vez que lo intenté me pusieron crema de manos y creo que todavía me arde).
No por algo es casi una frase que usamos en automático incluso en el trabajo “Tenemos revisión mensual ¿Traes el lubricante?”. Por que SÍ, causa cierta molestia, si es un esfínter en el que no estamos tan acostumbrados a introducirnos lo que sea, claro que va a costar trabajo. El ano debe dilatarse, toma tiempo y estimulación. Las experiencias los umbrales de dolor varían entre las personas, pero un espacio lubricado no solo permite una penetración más fácil, sino que también estamos protegiendo la piel alrededor del ano para que no se agriete o rompa con el estiramiento. Así como cuando hace mucho frío y se nos “parten los labios” y usamos un bálsamo o un labial en barra para mantener nuestra boquita húmectada, ándele, así mero.
Mi favorito, Wet Pheromone, es compatible con condones de látex y también de poliuretano (si son alérgicos al látex).
Caring is sexy, y protegerse también. Utilizar condón en prácticas tanto vaginales como anales nos protege de infecciones de transmisión sexual. Aunque digan que “por ahí” no corren riesgo de un embarazo no deseado, la estructura y el contenido de ese esfínter hace que sea una práctica no segura si no se cuenta con protección. Y recuerden siempre que el mismo condón que se utiliza vía vaginal no se puede  utilizar para una penetración anal y visceversa.
Siempre lo digo, un paquete de condones salen más baratos que los pañales o las medicinas. Y como mujer, también me satisface mucho contar con mi propio kit de condones. Es parte del autocuidado que cada quien debemos tener con nosotros mismos.
items_1559951_745983_0_20171003144943_b
Caring is sexy.
Y lo más importante: el consenso. Respetar la decisión del otro o de uno mismo a no ser partícipe de esta práctica.
La práctica hace al maestro, y siempre, siempre podemos hacer un desastre en los intentos. Pero mientras haya confianza y sobretodo, buen humor y disposición, el placer cada vez será mayor. Yo confieso que tengo una cierta fascinación por el sexo anal y que en la  privacidad de mi casa, he decidido echarme la mano un poco, ya que como todo músculo o esfínter, se puede entrenar. Existen unas cositas llamadas trainerstails (unas colitas como de zorrito o de peluche y son perversamente tiernas) que ayudan a que el ano vaya adaptándose a nuevos grosores y se relaje para permitir una penetración mucho más fácil. Dos pájaros de un solo tiro. ¡Qué ofertón!
items_1559152_745983_2_20171002204045_b
Perversamente tierna.
 
Y cuento con esta belleza, que es un kit de juguetes anales, los cuales creo que se disfrutan más cuando no los usas solito o solita. (Y SÍ, incluye un limpiador de juguetes).
Definitivamente no debemos de tener miedo a probar algo distinto, y hacerlo con plena consciencia de que mientras sea por el placer, no existen cosas malas o buenas, solo lugares desconocidos.
La clave es la paciencia, relajarse, y sobre todo, prácticar.
Si tienen alguna duda sobre técnicas para hacer del sexo anal algo más sencillo, contarme una experiencia, o quieren saber más, escríbanme y con gusto les apoyaré a la brevedad.
Nos leemos muy pronto, espero que con más experiencias nuevas que traerles.
Por Pupi Noriega.
@lanorii
 

2 thoughts on “El sexo anal: probar algo distinto.

  1. Pingback: Tabúes: ¡Piérdele el miedo al sexo!

  2. Pingback: Plugs Anales ¿Y eso para que sirve?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?
Hola
¿Cómo podemos ayudarte hoy?